Tuesday, November 01, 2005

Cuando era niña siempre llevaba encima un lápiz sin punta. Cuando se me ocurrían preguntas lo afilaba muy rápido y las escribía en alguna pared o en alguna columna que estuviera por allí cerca.

Luego le rompía la punta porque pensaba que así jamás pensarían que era yo la que les ensuciaba la ciudad.

Creía que las mismas personas que se escribían en las mesas escolares me contestarían a mí también. Pero no, los niños ya no miran las paredes.
Un día me cansé de hacerlo. Me parecía inútil la idea de escribir en sitios que nadie jamás miraría.
Ese día dejé de romper puntas.

Ahora, pocos años después, cuando me entran ganas de hacer preguntas, meto mi mano en el bolsillo y aprieto mi dedo contra el aguijón.




31 Comments:

Blogger K said...

Pues yo sigo escribiendo en las mesas y las paredes. Sin respuesta.

6:11 AM  
Blogger joan said...

hay veces en que es preferible no hacer preguntas y bueno recordarlo auqnue el no hacerlo te pinche y el pinchazo te duela, pero el dolor es más debil y más fugaz. Aunque cambiar las paredes por el dedo no evita las preguntas :) me ha gustado mucho el post. Una abraçada

6:15 AM  
Blogger Manos de Ámbar said...

Yo sigo escribiendo y a veces con respuesta. Es maravilloso escribir unas estrofas de una canción y ver al día siguiente que alguien la ha continuado. Así durante varios días. Mi curiosidad hizo que finalmente un día esperara horas para ver quién era el que me contestaba pero nunca escuchó mi voz, sólo mis palabras.

Nunca me gustó la palabra aguijón, siempre me dio miedo y me hizo agarrarme las muñecas.

6:35 AM  
Anonymous Misósofos said...

Al contrario que tú, yo adoraba preguntar.
Adoraba hacerlo aunque supiera la respuesta y especialmente si la pregunta podía poner en un aprieto a alguien.
Hoy día lo sigo haciendo. Hay demasiados profesores ineptos como para dejarlos vivir felizmente del cuento.

8:50 AM  
Blogger Gerard said...

Bueno, como mínimo contiunuas con el lápiz en el bolsillo, nunca es tarde para volver a "ensuciar" la ciudad. Y a veces se pregunta no para saber la respuesta que te pueden dar sino para saber que respuesta te gustaría que te dieran, o quien.

Besos

1:26 PM  
Anonymous Marta said...

Buenos días, me acabo de colar en silencio en tus posts, gracias a un comentario que has hecho en algún blog...
Y me ha parecido tan curioso, y tierno este post, que creo que me voy a quedar por aquí. No creo que sea inútil dejar de escribir preguntas, puede que haya alguien que conteste en las paredes o en las mesas, y puedas encontrar algún día, una respuesta a tus preguntas de antes.

besos

12:21 AM  
Anonymous Seleka said...

A mi me gustaba grabar mi nombre en las puertas, menos mal que no me dió por grabar todas las preguntas que me asaltaban, no sé qué habría hecho mi madre. No dejes de hacer preguntas, aunque la respuesta pueda dolerte más que el aguijón...a mí me duele más no saber o no entender.

2:24 AM  
Anonymous ella y su orgía said...

Me parece a mí que, en cierta medida, cambiaste el lápiz por un teclado y las paredes por tu difuminando. Y quienes te leemos nos alegramos.

Abrazo orgiástico.

4:58 AM  
Blogger Isthar said...

Qué delicia :)

Yo era una de esas niñas que siempre creyó interesantes las preguntas de las paredes, pero que nunca tenía un lápiz encima para poder contestarlas... Así las preguntas se quedaron atrapadas en mi cabez ay por eso a veces ando formulando más en el aire ;)

Un abrazo muy fuerte

5:46 AM  
Anonymous Lady P. said...

Mi colegio comparte aulas con el conservatorio, por la mañana clases de matemáticas e historia y por la tarde clases de solfeo. Solía escribir en las mesas, casi siempre me contestaban, casi nunca eran mensajes bonitos. ¡Me ensuciaban la mesa!

7:31 AM  
Blogger susej said...

Yo, no sé, pero aún sigo escribiendo en lugares donde nadie mire, o escribo poemas en papeles que luego rompo en pequeños trozos para que se los lleve el tiempo, o la papelera.

También, otras veces, escribo donde me lean, pues necesito respuestas, la mayoría inesperadas.

10:53 AM  
Blogger illa said...

Yo no preguntaba. Me quedaba pensando en lo extraños que eran los demás y el abismo que debía separarnos, pues nunca parecíamos hablar el mismo lenguaje. ¿Serían reales esas gentes?
Quizá, si se lo hubiera preguntado a tu manera, hubiera descubierto el lenguaje compartido antes.

3:31 PM  
Blogger Mareta said...

Jo vaig nèixer preguntant. Preguntant amb la mirada, més tard amb la veu, i finalment amb la paraula escrita, però mai he deixat de preguntar, perquè sempre hi ha moltes més preguntes que respostes. I potser per això no sempre et responien, perquè aquelles preguntes no tenien resposta, o no l'havien de tenir. Les preguntes obertes, les que no tenen reposta o en tenen tantes que no se'n pot triar cap com a vàlida, son les que més m'agraden, així que treu el llapis, fes-li punta, i torna a escriure a totes les parets, que jo, et responga o no, estaré conteta de llegir-te!

2:26 AM  
Blogger Jose Alonso said...

una imagen genial, me encanta... me gustó mucho lo de las puntas rotas. Me encantó esta historia, muchísismo.
UN SALUDO PINTORESCO

7:56 AM  
Anonymous Art said...

Lindo post. De ahí deduzco que ese juego viene a ser el antecedente infantil de los blogs y wikipedia. Cuestión de imaginación. Jejeje.

9:54 AM  
Blogger David Saä Viccenzo said...

Tienes un blog muy honesto y hermoso, sin duda alguna. Me gustaría formar parte de tu vida, que sepas no me olvido y llevo 9 días buceando en este blog.

Un abrazo enorme

12:54 PM  
Blogger Ella said...

A mis locos coherentes: Díganme donde puedo espiarlos. Donde debo estar para encontrarme trazos y garabatos.
Díganme donde no debo sentarme, donde no debo esconderme.
Publiquemos paredes.

4:02 AM  
Blogger Retrato de Dorian Gray said...

Esas preguntas de carbono emborronado aún deben seguir atormentando a algún transeúnte perdido.
No es que nadie las mire, es que nadie sabe la respuesta.

Un loco incoherente

7:33 AM  
Blogger Mikel said...

sens cap dubte has canviat el llapis per el teclat i a sobre ara la gent si que et contesta el que escrius!!

4:42 AM  
Blogger a happy tear said...

es precioso lo que hacías... quizás dentro de 500 años alguien las encuentre y se ría al pensar "¡pero cómo no podían saber eso!"

8:16 AM  
Anonymous Tonytony said...

Bonito.
De todas formas, que no te respondan no quiere decir que no te lean.
Lo importante es tener la costumbre. Ya lo decía Confurcio. Y Chanquete.
Lo de ser profundo debe venir con la papada...

Por cierto, ahora que leo los comments, tengo que comentar que cada vez que escribía en una mesa "Drive boy dog boy dirty numb angel boy in the doorway boy she was a lipstick boy she was a..." la letra de Born Slippy, alguien ponía algo. Lo que demuestra que estaban allí. Escondidos.

11:27 AM  
Blogger El Chico de la Tapa said...

Nunca había pensado en el punzazo en el dedo como una manera de evitar hacerme preguntas. Un saludo

11:26 AM  
Blogger Egonauta said...

No sabes lo que me cuesta hacer colas y en esta estoy el 23.... Todo sea por acusar recibo de una visita y preguntar ¿Que es lo que se le perdona?

La mina de tus lápices engancha como los anzuelos de las preguntas que ya no haces. Volveré a colarme sin esperar turno.

Egonauta

11:47 AM  
Blogger Crazy Diamond said...

escribir,escribir, escribir.... no recuerdo haberlo hecho en las emsas... perosien algunosmuros... en algunosotroslugares donde puedes contar una historia o solo dejar preguntas, me gusta ecribir en hojas en blanco, asi las historias no tiene manchas de cosas idas. agradable blog (solo por ventura, cómo fue que llegaste al mio?) Saludos
Shine On!!!

12:32 PM  
Blogger Andrés Giraldo said...

es interesante como vincula el temor por hacer preguntas con escribir en una pared. no es tan grave, aunque mi mamá hubiera puesto el grito en el cielo si me hubiera visto en esas. También me hubiera regañado si me encuentra buscando respuestas en... un bar, por ejemplo.
un abrazo

9:34 PM  
Blogger Estepario said...

hay preguntas que no tienen respuesta, solo te hacen pensar en una

3:53 AM  
Anonymous Anonymous said...

Algún día haré el recopilatorio de los greatest hits de los comentarios de este blog.

Bórrame.
Bórrame.
Bórrame.
Bórrame.
Bórrame.
Bórrame.

Anónimo.

PD. Hola, soy un comentario tiznado: utiliza más la goma y menos el lápiz, joder, un consejo de amigo. Tú eliges cuál.

3:24 PM  
Anonymous guisante said...

buenísima la inocencia del niño, rompiendo la punta del lapiz para que no sospecharan...

¿supongo que entonces tenías que llevar el sacapuntas en el otro bolsillo, no?

un saludo.

10:12 AM  
Anonymous Anonymous said...

A quien quiera que escriba este blog:

Nena, eres brillante.

12:13 AM  
Blogger xexe girl said...

me encantó este post.. mucho, muchísimo
yo escribo en mis paredes.. en las de mi cuarto. y me respondo yo misma o me llegan las respuestas sobresaliendo párrafos de un texto que van a parar también a mi pared..

de pequeña escribía en las mesas. y la gente, a veces, me contestaba..

Una navidad escribí en las puertas de todos los lavabos del colegio. Dibujé unos enormes pájaros con sombrero de papá noel felicitando la Navidad a todos.
Nadie supo que yo lo había hecho, la niña aplicada y comedida, la niña buena y estudiosa..

xD
guárdame el secreto

6:00 PM  
Blogger Art_Alegoría said...

Me ha alegrado.


No es que me haya gustado.


Es que me ha alegrado el leer este post.

3:51 AM  

Post a Comment

<< Home