Monday, October 30, 2006

Acuerdo de indefinido

La noche que decidí dejarte atrás se apagaron las luces de la calle de San Juan, todas ellas ardían demasiado. Recuerdo no cruzarme con nadie mientras me marchaba de allí, aunque juraría que alguien me miró desde una de las ventanas del quinto piso del hotel donde pasamos aquella noche que no era un día especial.
Recuerdo aquellos doce minutos, los mismos seis que antes tardaba en ir a tu mejilla, como los más largos de mi vida.
Nadie se sentaba ya en el balcón, era demasiado Enero.

Ya no congeniaban las callejuelas ni rimaban entre ellos los paseos que cruzaban corriendo por mi lado. Hice conocedor de mi delirio a los dos dobles tiempos que jugaron conmigo durante la carrera.
En el rincón de la estatua, justo entre su mano y el pie, ya se sentaba alguien y la calle por donde cogíamos los atajos estaba cortada.

Ahora es algo que no sabría explicarte nunca, como decirte que lo que creías inolvidable ya se aparece borroso.
Jugando al contrabando secreto no se puede ganar siempre.
Y es que en los temas que no son de amor, no vale todo.

Después de destrozar el acuerdo de indefinido y de dejarte un par de cosas mías por ahí tiradas para hacerlo más doloroso, me puse a pensar en todo lo malo que tiene lo bueno de ti.

Tres horas después chapoteé un poco; y antes de caerme al suelo golpeé una de esas rejas antiguas de farmacia para hacer la despedida algo más conmovedora, ya sabes, como en las películas.
Me imaginé si alguien lloraría al verlo.

23 Comments:

Anonymous Anonymous said...

No existe nadie a quien tenga que leer tan despacio como a ti. Existen muy pocos a los que releo una y otra vez sin antes cerrar las páginas para recordar. Por eso he podido esperar tanto.

Aquí sigo, leyendo una y otra vez esas frases, que tanto me hacen pensar, que rozan tendones, cuerdas y sangre obligándome a intentar adivinar y a llegar al fondo de ellas. Al tuyo y al mío también.

A veces, las películas nos enseñan. Sólo a veces.


Un Samurai.

2:04 AM  
Blogger daniela said...

quizas,quien sabe...:)

te enlazo,ya te leere con calma,besos

2:19 AM  
Blogger Mirtho Nectar said...

Que bueno!! ese estilo me gusta, me gusta mucho, si! grata sensación leerte por primera vez.
Cuanto da de sí la melancolía para la inspiración...

Abrazos soñadores!

3:02 AM  
Blogger Alvaro said...

No estoy seguro e atreverme a leer este mensaje.

Ataques de pánico, ansiedad, sudores fríos, cosas de esas.

Algunos creen en ti,
Yo creo que necesito otro zumo de arándanos.

3:11 AM  
Blogger polromeu said...

I tu, vas plorar ?

3:30 AM  
Blogger Nestor said...

Hay un escenario prohibido para el que se va.
Una noche que se cierra para siempre,con un portazo de olvidos..
Una ventana,o reja,que ya conoce esos exilios del alma..

Abrazos y películas tristes...

3:34 AM  
Blogger pab said...

Es demasiado octubre, lo cual me hace pensar que el verano no se iba tranquilo y se ha quedado hasta que volvieras.
Lo malo que tiene lo bueno de tí es que el eco de lo que escribes no se amortigua ni difumina. Permanece y se redibuja. Y repasa sus contornos hasta que tiras del mantel de forma premeditada, o tal vez caprichosa, y sustituyes unas palabras por otras tan nuevas que parece que nunca nadie las empleó antes.
Pienso quedarme a vivir en la calle donde tomabas los atajos a esperar el sonido de tus pisadas. Por si vuelves.
Pero no por elegir esa dulce indigencia renunciaré a dictar mis reglas: Las niñas que vuelven tienen besos, si despues de volver se quedan.

5:16 AM  
Blogger Isthar said...

Cómo cambian las cosas cuando el tiempo nos permite observar la misma situación con perspectiva. Aunque eso no impide que aquella noche quizá fuera más larga que las demás y que su recuerdo sea aún hoy más nítido que el resto de noches de Enero. Los puntos finales son algo más que un cambio de párrafo, la mayoría de las veces suponen un cambio de vida.

Pero yo no he creído nunca eso de que en el amor todo vale, supongo que porque siempre creo que hay límites para todo.

¿Sabes cómo me alegra leerte de nuevo? Sí, claro que tienes que saberlo :)

Te he echado de menos...

Mil besos de bienvenida

9:11 AM  
Anonymous Tango said...

Un beso.

11:36 AM  
Blogger Retrato de Dorian Gray said...

Supongo que la conciencia expresada en fotogramas resulta menos real y, a la par, menos dolorosa. Supongo que enajenar el alma siempre ayuda a dar ese titánico primer paso.

11:55 AM  
Blogger daniela said...

Me encanta tu forma de escribir,quizas porque es parecida a la mia,quizas porque puedo imaginar lo que es en tus letras y sentirlo profundamente...

mil besos
daniela

6:40 AM  
Anonymous Anonymous said...

sentirse solo cuando caminas entre una multitud, vivr de noche sea cual sea la hora del dia y saber que lloras aunque las lagrimas se confundan con la lluvia en un dia gris...

bueno, el cine lo hace bonito.

-es lo que me gusta de este blog, no tengo porque decir las cosas con claridad.

7:09 AM  
Anonymous Escarcha said...

No se como he llegado hasta aquí pero al leer la primera linea le he dado a agregar a favoritos, me gusta esa palabra, favoritos, a veces en este leguante cibercotidiano pasamos por alto las implicaciones que tienen gestos automáticos. Me ha gustado conocerte sin que nadie nos presentara. Te invito a casa. Mil besos. La calle del olvido ya sabes que es demasiado larga para ser recorrida en solitario.

4:29 PM  
Anonymous Anonymous said...

Vaya, cuánto tiempo. Es bueno tenerte otra vez por aquí.

Besos orgiásticos.

9:17 AM  
Anonymous Anonymous said...

De anónima nada. Este bicho no me ha reconocido,

Ella y su orgía

9:17 AM  
Blogger The Wicked Witch of the West said...

Dorian supone demasiado... Tal vez debiera reencarnarse, por ver si se le aclaran las dudas...

1:59 PM  
Blogger mi despertar said...

Te saludo desde Miami

9:25 AM  
Blogger Ella said...

Que se deba leerme despacito es un lujo que muchos desearían. Aunque a veces me gustaría saber explicarme de manera sencilla para poderme leer de carrerilla.

Álvaro, arándanos de los de verdad o de los que hacen cosquillas?

Querido Dorian, su titánico primer paso, el de la despedida, me atrofia la opinión. Hagamos algo, no?

Un día un hombre me vio llorar. Y ya ven, las cosas no han cambiado tanto.
Que tonta timidez la de esconderse.

Tango, un beso.

11:12 AM  
Blogger Isthar said...

Sólo vengo hoy a dejarte un abrazo enormeeeeeeeeeeeeee :)

5:32 AM  
Blogger Arthur said...

Muy bien ella, está bárbaro lo que dijiste; es muy importante sacar lo que tenemos atorado.

Ahora yo te invito a que entres a mi blog para que leas todos mis posts, prometo que te reirás y olvidarás un poco tus penas.

Un saludo, chau!!!

De todo corazón:
Arthur

10:03 AM  
Blogger Andy said...

"En el rincón de la estatua, justo entre su mano y el pie, ya se sentaba alguien y la calle por donde cogíamos los atajos estaba cortada".

Dios... hermosa forma de decir nostalgia y desolación sin sin nombrarlas...

Gracias por las palabras

Pasate por casa cuando quieras. Hay mate!

A.-

2:40 AM  
Blogger Art said...

Que bueno saber otra vez de tí, y de esa manera de escribir tan hipnótica que tienes. Leerte es emocionante. Saludos.

3:31 PM  
Anonymous Anonymous said...

Te leo despacio, te pienso despacio, te veo despacio.

Todo en ti es calma, qué maravilla.

Ctf.

8:13 AM  

Post a Comment

<< Home